martes, 26 de marzo de 2013

Elaborando crespillos según la tradición


Los niños de educación infantil de la escuela de Benabarre, elaboraron crespillos en la residencia de mayores de Benabarre, poniendo en común la sabiduría popular y gastronómica de una generación, con la energía y entusiasmo de otra con menor experiencia.


Según la tradición, realizar crespillos el 25 de marzo con el nuevo aceite, propicia el “preñado” de las oliveras, es decir, la polinización de las flores de los olivos y la buena cosecha en diciembre. En esta festividad, de la Encarnación, se celebra que la Virgen se quedó en cinta ese día para 9 meses después dar a luz al niño Jesús, realizando un paralelismo en la creencia popular, entre el nacimiento del Niño y la recolección del fruto, y la probabilidad que preñara también al mismo tiempo.

A juzgar por los alumnos del colegio, se augura buena cosecha en diciembre, ya que probaron los dulces elaborados y quisieron repetir más de una vez. Del mismo modo, todos los residentes pudieron degustar los crespillos realizados en directo como postre en la comida principal.

Un encuentro positivo para todo el público, que volverá a realizarse el próximo mes, como ya viene aconteciendo desde hace más de diez años, como proyecto de colaboración la escuela y de la residencia de Benabarre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario